Avión Portugalia Fokker F100

¿Qué es mejor? ¿Crucero sólo o Vuelo + Crucero?

ACLARANDO DUDAS SOBRE CONTRATAR CRUCEROS CON O SIN VUELOS

Avión Portugalia Fokker F100

Cuando necesitamos contratar un crucero que parte de algún puerto remoto la naviera suele ofrecer además de únicamente el crucero, la opción de contratar el paquete de crucero + vuelos. Voy a comentar que cada opción tiene sus pros y sus contras.  Cada uno deberá decidir en función de lo que busca aquello que más le convenga, pues no existe una recomendación absoluta al respecto ya que cada viajero es un mundo, pero para que sirva de orientación, y siempre entendiendo que esto pueden ser unas reglas generales que bien podrían tener sus excepciones en determinadas navieras u ofertas:

Precio

La opción de contratar el crucero + vuelo, en general, suele ser más caro que contratar el crucero y luego sumarle los vuelos y los desplazamientos necesarios. Entre otras cosas, influyen que el vuelo suele ser en una aerolínea estándar, que incluye un equipaje estándar, y que también incluyen los traslados que sean necesarios entre el/(los) aeropuerto/(s) y el puerto de embarque/desembarque .

Contratar sólo crucero y luego gestionar por nuestra cuenta los vuelos y los desplazamientos, suele ser más económico, suponiendo que acudamos a buscadores y comparadores y empleemos aerolíneas de bajo coste. Eso sí, no olvidemos incluir en esa contratación los extras que sean necesarios para nuestro viaje, incluyendo el equipaje, un margen considerable de tiempo para los desplazamientos, y prever cualquier tipo de imprevisto. En algunas ocasiones, aunque con la naviera no se contrate el vuelo, ésta ofrece el servicio de transfer desde el aeropuerto y hasta el barco o viceversa. Sería un sistema mixto y cómodo pues una vez llegados al aeropuerto, recoges el equipaje, vas al punto de encuentro de la naviera, entregas el equipaje, subes al autobús o medio habilitado y ya te despides del equipaje hasta el camarote y ellos te llevan hasta pie de barco.

Tiempo propio

Contratar el paquete completo de crucero+vuelo es algo muy cómodo y sólo te preocupas del itinerario del crucero, porque el resto ya se encarga la agencia o la naviera de arreglarlo. Pagas por ese servicio extra en el que a ti simplemente te facilitan los billetes y la información para que te presentes en el aeropuerto y el resto más o menos sigue una mecánica prevista de que alguien en destino te recoge y te dirige hasta donde sea necesario para embarcar. Pierdes el tiempo que tardas en contratar el paquete vacacional, pocos minutos y una vez decidido y confirmado ya sólo es esperar la documentación. En caso de que contrates el vuelo y, si procede, los transfers o desplazamientos por tu cuenta, tendrás que dedicar un cierto tiempo a la contratación y planificación. En este sentido, y para evitar problemas, lo normal es bloquear en una agencia el crucero durante unas 24-72 horas, y tener la documentación de la reserva/bloqueo, y luego gestionar lo antes posible el resto de recursos de transporte. Una vez que hemos hecho nuestras cuentas y cogido los billetes de aviones y previsto los transportes que correspondan, pues podemos proceder a la confirmación del crucero. En general, y dependiendo de lo hábil que se sea con las herramientas online, y la suerte que se tenga, el cerrar unos billetes a un buen precio y rápido es algo más sencillo y económico cuantos menos viajeros sean y cuantas menos escalas se hagan.

Además, cuando contratas cada transporte por un sitio debes contar que los márgenes de tiempo que programes sean lo máximo posibles para que un pequeño retraso no eche abajo toda la cadena. En cierto modo, también tendrás más tiempos muertos pues mientras en el paquete crucero+vuelo, aunque haya esperas, las navieras y agencias suelen ajustarlos a mínimos que generalmente pueden rondar las 2-3 horas, tiempos para los que cuando es uno el que debe desplazarse pueden ser insuficientes.

Desplazamientos

Aunque lo hemos comentado como parte del conjunto vacacional en los anteriores puntos, es una clara diferencia entre unos y otros. Mientras, como ya hemos referido, el paquete Crucero + Vuelo supone que no te tienes que preocupar cómo moverte desde el avión al puerto porque sea como sea te van a facilitar dicha información en tu documentación de viaje, para que tu preocupación sea mínima, cuando sólo contratas el crucero y del resto te encargas tú, se supone que siendo más sensible al precio, también considerarás las distintas formas de llegar desde el aeropuerto de destino hasta el puerto de embarque. En general, el sistema tradicionalmente más cómodo es el taxi, pero es evidente que hay muchas otras opciones: metro, bus urbano, bus de línea, Bla bla car, Uber/Cabify, coche de alquiler, taxi compartido buscando compañeros de viaje en grupos y foros, o transfers como he mencionado antes y otros que pudieran estar disponibles, incluso ferrys u otros barcos. Hemos de valorar todas sus opciones y conocer los precios mínimos y máximos. Todo suma, y el tiempo propio ya he comentado que también. En algunos casos incluso sistemas como el metro o bus suponen la molestia de mover el equipaje con nosotros y hacer trasbordos de medios.

Equipajes

Por regla general, el paquete de Crucero + Vuelo se inicia personándonos a la hora sugerida en el aeropuerto de partida de la contratación. Una vez que facturamos el equipaje, generalmente, el paquete vacacional ya se ha activado hasta nuestro retorno. En función del aeropuerto, naviera o paquete puede haber situaciones más o menos restrictivas. La menos restrictiva es proporcionada por algunas agencias o navieras que incluso algún día antes (1-3 días habitualmente) recogen el grueso de nuestro equipaje en nuestro domicilio a través de alguna agencia de transporte urgente y nos desentendemos de ello hasta la vuelta. A veces supone un coste extra, a veces es un beneficio por ser fieles clientes de la naviera o a veces es una opción contratada, una promoción u oferta. Otras opciones más restrictivas suelen suponer que en el aeropuerto de destino debemos recoger el equipaje al bajar del avión y personarnos con él en el punto de encuentro designado o entregarlo al transportista que la naviera o agencia haya dispuesto en la salida del aeropuerto. Normalmente toda esta información de procedimiento nos es facilitada por la agencia o naviera cuando nos entregan la documentación pero es importante conocerla. Cuando no nos tenemos que preocupar de nada en los más completos paquetes de Crucero + Vuelo, perfecto, pero en los que tenemos un paquete con alguna limitación es importante no abandonar la zona restringida del aeropuerto sin recoger el equipaje cuando sea nuestra obligación hacerlo, como igualmente puede ser una pérdida de tiempo esperar en la cinta de equipajes en la terminal de llegada un equipaje que nunca aparecerá allí en casos en que la naviera tiene un acuerdo con la compañía aérea ellos sacan el equipaje del avión y lo llevan al barco, bien en las bodegas/maletero de nuestro transporte, o bien por sus propios medios.

Adicionalmente, la contratación de crucero+vuelo suele incluir una cantidad de maletas y tamaños y pesos máximos que se nos informan en la contratación y que también dependen de la cantidad de pasajeros. Estamos limitados por esas restricciones… normalmente en los barcos no suelen poner limitaciones y suelen ser los vuelos los que marcan estos límites, por tanto, si viajamos con un equipaje especial o queremos hacerlo de otra forma, el coger el vuelo (y desplazamientos asociados) por nuestra cuenta nos puede servir también para ajustar en esos parámetros.

Mejoras en el paquete vacacional

Cuando el Crucero + Vuelo es habitualmente un paquete limitado por la agencia o naviera, disponemos generalmente de pocas opciones para mejorarlo  que no sean únicamente la contratación de productos y servicios a bordo del crucero. [Ojo, nos referimos a los paquetes que habitualmente son cerrados, es evidente que si nos dirigimos a una agencia para que nos organice un paquete personalizado no estamos en el caso de la comparativa de paquetes preconfigurados por las navieras]. En el caso de contratar sólo el Crucero, se abren las opciones de mejora hasta el infinito. No vamos a entrar a valorar un paquete vacacional completo con muchas más cosas, que es ese infinito de opciones, tiempo y dinero, que no está en muchas manos, pero sí, ese pequeño plus que permite darle un valor añadido al crucero. Seleccionar los vuelos por nuestra cuenta nos permite una flexibilidad adicional para señalar fechas que quizás el vuelo sea más económico, nos encaje en fechas y además se puede complementar con una estancia en los alrededores del puerto de embarque o desembarque, o ambos, siendo distintos. Es más, en algunos casos, cuando gestionamos por nuestra cuenta los desplazamientos, la estancia en destino desde un día antes y hasta un día después del crucero es algo más que recomendable, por un lado porque aumentamos el margen de seguridad por si surge un inconveniente como un retraso en un vuelo, una huelga o alguna cancelación, pero es que además de disfrutar del destino la dinámica del viaje no se hace tan en tensión. Además, estar alojado en los alrededores del embarque y desembarque hace que tanto el día del embarque sea más relajado como el del desembarque tampoco tengamos que preocuparnos si el mal tiempo o un improbable incidente demora la llegada del barco a puerto. Es más, podemos estar cogiendo excelentes cruceros que parten de una gran ciudad, conocer todo un entorno turístico durante el itinerario, pero partir y llegar a una ciudad que sólo conocemos el aeropuerto, el puerto, y las vías que los comunican… en cierto modo coger sólo el crucero te permiten ampliar ese crucero a la ciudad de partida/destino. En los cruceros en los que se inicia y acaba en el mismo puerto la ruta, puede ser suficiente con ese día extra el día de antes de embarcar y el día de después, pero suele aprovecharse mejor -desde mi limitada experiencia- cuando los días extras se añaden en los días previos al embarque. Los pasajeros españoles del Mediterráneo Occidental solemos embarcar mucho en Barcelona y conocemos mejor otras ciudades que las propias… coger sólo el Crucero pero en vez de en Barcelona hacerlo en otra ciudad del mismo itinerario aprovechando vuelos y estancia en dicha ciudad puede tener no mucho mayor coste, a veces el mismo, que hacerlo desde donde estamos habituados, sobre todo cuando tienes que coger varios vuelos o transportes para llegar a Barcelona, pero aprovechas para un mejor y más distinto conocimiento de dichas ciudades que el que consigues siendo un visitante de escala de crucero de 9 a 18h…

Incidentes e imprevistos

No suelen ser habituales los incidentes o imprevistos, pero a veces ocurren. Desde algo tan sencillo como la imposibilidad de ir, cambio de planes, un avión que se demora, un transporte que se avería, una huelga o un accidente, pueden torcernos las vacaciones. Si ocurre a la vuelta, “que nos quiten lo bailao” pero si es a la ida es todo un problema. Si es algo que ocurre durante el crucero no lo consideraré pues eso más o menos va a ser igual sea el paquete de Crucero + Vuelo o sea solamente el crucero. El caso de la contratación del paquete Crucero + Vuelo es evidentemente el que proporciona mayor tranquilidad al viajero puesto que una vez que se presenta a tiempo en el aeropuerto ya todo está programado por la misma empresa a la que pediremos explicaciones. Un único interlocutor es algo muy cómodo si algo va mal. Cuando las cosas se contratan de forma separada, cualquier imprevisto o demora supone que no sólo tengamos que discutir y reclamar ante quien nos causa la demora sino también con todos los demás implicados en la cadena, los cuales, evidentemente, no son responsables de las obligaciones de los demás. Incluso en el caso de que decidamos contratar uno de los seguros de viajes combinados que ofrecen algunas aseguradoras y que nos dan cobertura sobre el paquete completo que nos hemos cocinado a nuestra medida nosotros por Internet, tendremos que lidiar con todos ellos y también con el asegurador… con la “tranquilidad” de que tendremos unas ciertas coberturas que, si todo ha sido previsto, al menos no nos causarán un perjuicio económico. En otro caso, pues puede arruinarnos las vacaciones porque no podamos disfrutarlas por no presentarnos adecuadamente en el puerto de embarque, e incluso los gastos que surjan sobre la marcha para arreglar el desaguisado también irán a nuestra cuenta. Evidentemente la opción al crucero + vuelo con unas garantías decentes son las de hacer algo parecido a lo que ofrece la naviera a través de una agencia de viajes de confianza. Nos facilitará crear un paquete mejorado pero normalmente tendrán sus propios seguros y servicios que nos permitirán resolver sobre la marcha los incidentes que vayan surgiendo, con un pequeño coste añadido porque cobrarán por asesoramiento y gestión su merecida comisión que sería un importe que nos ahorraríamos gestionándolo todo nosotros desde nuestro ordenador, todo un valor añadido que suele compensar en tranquilidad.

Modificaciones a posteriori

Normalmente el Crucero + Vuelo suele ser un paquete que, como hemos dicho, admite pocas modificaciones en su contratación, pero esa rigidez es también un punto fuerte. Y el punto fuerte es que cualquier modificación que se produzca en el paquete va a afectar múltiples usuarios, lo cual siempre es una ventaja desde el punto de vista logístico, pues la naviera o agencia siempre van a esforzarse más y tener más fuerza en reestructuras y reconfigurar el paquete y seguir recibiendo, como viajero, un producto completo y terminado, e incluso con alguna compensación normalmente interesante, en caso de cualquier incidencia. Por contra, esa misma rigidez nos complica a nosotros modificar el paquete si avanzado el tiempo (suponemos siempre unas contrataciones con varios meses y a veces más de un año de antelación) nos cambian las vacaciones, nos surge un evento o compromiso o cualquier otro no cubierto por las posibles garantías de los derechos y plazos de cancelación que correspondan. La contratación del crucero por separado nos permite que algunas de las partes de ese todo que hemos configurado sean personalizables y a veces podemos ampliar o reducir los plazos de estancia, modificar los vuelos, volver más tarde o llegar antes, obtener vuelos en otras condiciones mejores, cambiar el alojamiento sin penalización hasta unos días antes, o incluso transferir partes del paquete (crucero principalmente) a terceros y ser más flexibles. Evidentemente todo ello a descontar de nuestra bolsa de tiempo y dinero.

¿Alguna cosa más que se te ocurra? Agradecidos por los comentarios…

Please follow and like us:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *